Cuatro años no es nada, y así nos va

agosto 6th, 2014 by genisroca

Hace ya casi cuatro años que comparecí ante la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso de los Diputados para opinar ante sus señorías sobre el despliegue de las redes de alta velocidad en España. Cuatro años. Y revisando el video de esa intervención creo que si me volvieran a llamar volvería a repetir más o menos lo mismo, dado que la situación es más o menos la misma sólo que cuatro años más tarde, y por lo tanto más preocupante.

Imagen de previsualización de YouTube

Soy del parecer de siempre acudir cuando te llama un gobierno, sea del color que sea, y de acudir con ganas de aportar y de ayudar. Pero también soy de los que cree que raras veces va a servir de algo, y mucho me temo que esa comparecencia no sirvió de nada. Ya en ese momento escribí un post, y se puede leer la transcripción íntegra de lo ahí dicho en este PDF, pero insistiré y reproduciré los principales puntos ahí expuestos aunque de nuevo no vaya a servir de nada:

  • Hablar de redes de alta velocidad no es hablar de infraestructuras tecnológicas, sino hablar de servicios básicos para la ciudadanía. Hablar del despliegue de redes es hablar de las condiciones de entorno necesarias para la transformación social y empresarial.
  • Las redes y lo digital están transformando radicalmente tanto modelos sociales como económicos, y es clave de competitividad para el desarrollo del país. El futuro consiste en hiperconectividad a tiempo real. Redes distribuidas de conocimiento accesibles en movilidad y en línea.
  • Lo que hoy consideramos redes de alta velocidad mañana serán a duras penas servicios mínimos básicos. Antes de una década necesitaremos un ancho de banda de 1Gb por segundo en los hogares. Hablar de Alta Velocidad es engañoso, porque no hablamos de un servicio premium, sino de obtener la velocidad necesaria para desarrollarnos social y económicamente.
  • La explotación de las redes de cobre se está alargando en el tiempo sobre la base de un interés económico, pero el desarrollo de ancho de banda significativo debería responder a una agenda de interés nacional, es un tema de desarrollo de país y de desarrollo de ciudadanía.
  • El acceso a la red Internet equivale al acceso a la red eléctrica. El operador eléctrico discrimina mi acceso sólo en función de la potencia. Y eso es la neutralidad de la red: podemos discutir el caudal, pero no los usos.
  • El acceso a una potencia razonablemente alta debe tener un precio razonablemente bajo.
  • Las infraestructuras de red son de interés estratégico nacional y su desarrollo no puede depender de políticas comerciales de los operadores.
  • El Estado fija tarifas, coberturas y calidades mínimas en el servicio eléctrico y debería hacer lo mismo en Internet. El Estado debe garantizar la calidad y neutralidad de los operadores, auditar el servicio y publicar los resultados.
  • Los operadores deben garantizar la neutralidad del servicio comprometiéndose a ello en el clausulado del contrato que firma con el usuario.
  • Lo que hoy llamamos redes de alta velocidad deberá ser el servicio al que cualquier ciudadano debería acceder a un precio realmente módico, porque de ello va a depender su salud, su trabajo, su formación, su participación en lo público y su desarrollo social.

 


1 Response to “Cuatro años no es nada, y así nos va”

Feed for this Entry Trackback Address
  1. 1

    La sociedad digital | Crespi's Blog

    […] y especializado en temas como Internet y la digitalización de la sociedad como para comparecer en el congreso. Os recomiendo seguir su […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *