Las oligarquías frenan el avance de la sociedad

octubre 23rd, 2012 by genisroca

Los_duques_de_Osuna_y_sus_hijosLa Sociedad Digital se desarrollará a un ritmo mucho más lento de lo que pensamos, de lo que deseamos y de lo que merecemos. Y esta demora no se debe a nuestra mayor o menor capacidad para asimilar el avance exponencial de la tecnología, sino a que nuestros modelos sociales y económicos aún están regidos por una oligarquía que sigue gestionando con formas y modelos anacrónicos.

La aparición de la informática y de Internet hizo que muchos temieran una brecha digital. Y realmente se ha producido, pero en contra de lo previsto no ha sido entre las clases pudientes con acceso a la tecnología y las clases con menos recursos. La brecha digital se ha producido entre las nuevas formas de organización de la ciudadanía (conectada en red, colaborativa, compartiendo información y recursos) y la de aquellos que piensan, dirigen y mandan en los asuntos de interés común (jerárquicos, orientados al poder, bloqueando la información y los recursos).

Basta con ver un informativo en televisión para constatar lo anacrónico de las formas de los que nos mandan. No hay semana sin que los primeros ministros europeos, o los titulares de sus carteras de economía, se reúnan en alguna ciudad europea. Y cada una de esas cumbres y reuniones es trascendental e importantísima. Hacen miles de kilómetros de desplazamiento para encuentros en los que tienen un cara a cara de apenas 30 minutos (y con intérprete de por medio). Seguro que han oído hablar de las videoconferencias y las nuevas formas de comunicación, pero se trata de “dar un mensaje a los mercados” demostrando unidad. Igual que sucedía en la época victoriana, cuando la realeza convocaba a la corte para ir a la caza del zorro y todos comentaban quién estaba y quien no, si su aspecto era impecable o desastroso, y a quién habían sonreído o si aquella mueca parecía un despecho. En la corte los gestos y las poses siempre marcaban el curso de los acontecimientos. Por eso sus encuentros son presenciales, porque siguen gestionando en base a las apariencias.

Por no hablar de la gestión de los datos y de la información. Quienes nos representan insisten en gestionar como si no tuviéramos acceso a los datos ni a la información, o como si no supiéramos leer ni tener conversaciones con nuestros vecinos. Gobiernos que ocultan información sobre la autoría de un atentado, o sobre la existencia de una crisis,  o sobre si van a pedir o no un rescate. Se financian de manera opaca, colocan políticos al frente de la gestión de empresas, trazan conexiones directas con el poder judicial y el eclesiástico… es como si no hubiéramos evolucionado demasiado desde la Edad Media, excepto en lo relacionado con la tecnología y con la capacitación de la ciudadanía.

Actualmente los modelos empresariales y ciudadanos avanzan mucho más rápidamente. Exploran sin cesar nuevas fórmulas tanto de crecimiento como de organización, y adaptan de manera constante la tecnología disponible para resolver problemas concretos. Empresas con profesionales distribuidos por todo el mundo que se coordinan en tiempo real para el desarrollo de proyectos complejos, grupos de ciudadanos que se coordinan y movilizan para todo tipo de fines: desde el 15-M hasta el desarrollo de apps para la mejora asistencial. Nuevas formas de generar conocimiento, nuevas formas de tomar decisiones, nuevas actitudes y nuevos comportamientos.

Y mientras tanto nuestras oligarquías siguen actuando en base a criterios de conservación de dinero, poder y privilegios. Mediante modelos de gestión basados en las formas, las apariencias y el control de la información.

Para el desarrollo de la Sociedad Digital necesitamos sustituir las oligarquías que toman las decisiones. O sucede a un ritmo evolutivo normal, que va a requerir como mínimo algunas décadas, o se acelera mediante una revolución social.


12 Responses to “Las oligarquías frenan el avance de la sociedad”

Feed for this Entry Trackback Address
  1. 1

    Oscar

    Amb el teu permís, publiquem l’article al web de la Coordinadora. Moltes gràcies

  2. 2

    genisroca

    Un plaer. Si voleu el teniu en català a genisroca.cat

  3. 3

    Amalio Rey

    Primero lo dijo Marx… y despues Schumpeter (no son tan diferentes a su manera). Éste último en lenguaje mas digerible para el Capitalismo, al hablarnos de esa paradoja tan precisa de la “Destrucción Creativa”. Si queremos crear de verdad, vamos a tener que plantar cara a los protectores de lo obsoleto.
    Por cierto, me gusta que lo llames por su nombre: “oligarquía”, un término que sólo tendíamos a usar para el Tercer Mundo.

  4. 4

    Oier iNNoVaNDiS

    Hace unos días el New York Times publicaba un artículo que amplía la perspectiva histórica de la cerrazón de las élites de poder a las que apuntas, Genis. Dejo por aquí el enlace porque creo que puede ser interesante. Comienza hablando de ‘La Serrata’ que instauraron las élites venecianas del renacimiento para blindar sus privilegios y bloquear la movilidad social hacia la élite para quien no formara ya parte de ella:

    http://www.nytimes.com/2012/10/14/opinion/sunday/the-self-destruction-of-the-1-percent.html

  5. 5

    jordi guim

    Sólo cabe calcular los km de cable que se podrían construir con un AVE de servicio, necesidad, rentabilidad y necesidad dudosa.
    El poder siempre es como el dinero: los que lo tienen lo administran con pánico a perderlo

  6. 6

    Alberto

    Sintetizas muy bien la situación actual, Genis. Yo lo veo así. Tenemos dos olas que se entrecruzan, una baja y la otra sube, y ahora mismo estamos justamente en medio del cruce que va desde la vieja ola del modelo industrial basado en el control y la burocracia que agoniza hacia la nueva ola de la transparencia y la colaboración que emerge con la sociedad digital. Estamos en un impasse entre la la ola del pasado y la del futuro, y cuanto más tardemos en estar en la cresta de la nueva ola, peor. Por eso creo que estamos obligados a acelerar la revolución social y acabar cuanto antes con esta oligarquía que no hace más que usar el secretismo y el control de la información para conservar sus privilegios y el poder.

  7. 7

    carlso

    Diria que somos ignorantes de nuestra ignorancia, niños infantiles, borregos tras un pastor. Nacemos programados con un codigo que despreciamos conocer. Los vicios de la casta política están en el individuo. La corrupcion va de la base a la cuspide.

    Como dice Daniel Goleman en ecología emocional: principio de la autonomía personal – ayúdate a ti mismo y los demás te ayudarán.

    Dejemonos de tanta política estupida e inutil como bien indicas, y dediquemonos a programar, a escribir en los blogs, a desarrollarnos como personas y trabajar nuestra felicidad.

    Cuando la mayoría haga eso, cambiaremos el mundo, y si la mayoria no lo hace, por lo menos habrá cuatro gatos felices.

    Un cordial saludo

  8. 8

    jordi rius bonjorn

    M’apunto a la revolució Social …. més que res perque aixi ens estalviaríem temps, diners i sufriments.

  9. 9

    Erika

    El contenido es lo que está vivo, aún cuando todavía no haya encontrado la forma. Cuando las formas son más importantes que el contenido, es porque ese contenido ya caducó. Por lo tanto, ya no hay vida allí.

  10. 10

    Onixmediadesign

    Gracias por el articulo Genis excelente información muy completa, saludos desde Mexico desde aquí te seguimos.

  11. 11

    Isabel García

    Esta situación que describes abre además una brecha entre los ciudadanos y los políticos. Y me preocupa. ¿Es un desapego natural o hay interés en que nos despreocupemos de los que gestionan y toman las decisiones?
    Un saludoy muchas gracias por tu brillantez.

  12. 12

    Eva

    Aplicando esto al día a día del pueblo “llano” y dejando a un lado el comportamiento inmoral de gran parte de la clase política: Creo que las nuevas generaciones, más habituadas a compartir y a publicar en las redes sociales, lo van a pasar francamente mal cuando entren en una empresa y pretendan aportar nuevas ideas, soluciones o mejoras. La jerarquía empresarial, pequeña, mediana o grande teme, arrincona, humilla y silencia a jóvenes (o no tan jóvenes)que mediante el uso de Internet pretenden aportar ideas, o sugerir nuevos procedimientos a departamentos, compañeros o jefes de su empresa. Está claro que Internet también es un campo para la procreación de insultos, memeces, y despropósitos pero el miedo a que alguien nos haga sombra atemoriza a los que tienen las riendas de una empresa. Dicen que España es un país de envidiosos y cotillas. Quizás a nosotros nos costará más aceptar que el becario de turno muestre en la intranet, facebook, etc de nuestra empresa, a todos nuestros colegas, una idea brillante que deje nuestro trabajo en entredicho. ¿Estaremos todos preparados para ello?

Deja un comentario