Archive for the 'blog' Category

El secreto del ‘big data’ son las ‘big questions’

junio 24th, 2013 by genisroca

15000_sideEn la actividad digital todo genera un dato. Las tarjetas de crédito indican dónde gastamos, en qué tiendas de qué ciudades, en qué conceptos y con qué importes. Los teléfonos móviles indican dónde estamos y con quien hablamos. Las redes sociales saben cuáles son nuestras amistades y cuáles nuestros grupos de interés. Nuestros proveedores de Internet saben qué webs visitamos. La tarjeta de fidelización del supermercado sabe qué productos preferimos y con que frecuencia los reponemos. Datos. Datos. Datos. Una ingente cantidad de datos que ahora con la digitalización son más trazables, almacenables y gestionables que nunca.

Entre tantos datos hay mucha información, información clave para el negocio. Tendencias y correlaciones, causas y efectos, preferencias de consumidores y pautas de conducta. Ya hay quien valora a las empresas en función de sus bases de datos y del potencial de éstas para el desarrollo de negocio. Sin el valor de los datos no se entiende el verdadero potencial de Google, Apple, Amazon o Facebook. Pero tampoco el de Telefónica, BBVA, Carrefour o Endesa.

En este contexto hay quien se obsesiona por coleccionar y procesar datos, y se detecta ya una cierta tendencia a la parálisis por el análisis. Millones de datos, increíbles esfuerzos para su proceso, y una cierta incapacidad para obtener información realmente útil. Mucha estadística descriptiva pero pocas inferencias útiles. Y es que pese a la llegada de la digitalización nada ha cambiado: no obtiene respuestas quién posee los datos, sino quién sabe hacer las preguntas.

Aprendí esta obviedad hace 25 años cuando ejercía de arqueólogo (sí, esa es mi formación de base) y la aprendí trabajando con paleontólogos. Cada vez que en un yacimiento prehistórico encontrábamos el cráneo de un homínido los paleontólogos eran quienes intentaban explicarnos en qué momento de la evolución humana nos hallábamos, y para ello se dedicaban a analizar el resto fósil e intentaban extraer de él todos los datos posibles. Medían la longitud, anchura y espesor de cada pieza, el grosor de las paredes craneales, el perímetro, el detalle de cada pieza molar… se dibujaba todo al milímetro. Cientos de medidas, miles de datos… pero poca información. Todo cambió cuando por fin los paleontólogos se enfrentaron a los restos fósiles con ánimo de hacerles preguntas, en lugar de con ánimo de obtener datos de ellos.

Durante décadas se había medido el tamaño de todos los dientes, y se habían dibujado minuciosamente uno a uno. Y lo mismo con la mandíbula. Hasta que un día alguien preguntó: ¿Este homínido era carnívoro o herbívoro?. Y ante esa pregunta el dato útil fue el ángulo de desgaste de los molares (cuya inclinación variaba claramente entre una dieta u otra), así como el grosor de la mandíbula (ya que una requería mayor musculatura facial que la otra). Dos simples datos: ángulo de desgaste molar y grosor de la mandíbula daban la respuesta a una gran pregunta. Hasta la fecha se habían recolectado cientos de datos, y nunca se había obtenido una respuesta tan útil. Y para colmo, el ángulo de desgaste molar es un dato que nunca nadie había registrado antes de hacer esta pregunta.

Sin preguntas siempre procesaremos más datos de los necesarios, y encima no tendremos la certeza de estar trabajando con los datos correctos. El Big Data puede ser un Big Fail si no se orienta a responder preguntas concretas. Y esas preguntas concretas sólo se pueden plantear desde un profundo conocimiento del negocio y de sus retos.

Ahora que ya tenemos la capacidad de recopilar datos y procesarlos, deberemos demostrar la capacidad de hacer las preguntas pertinentes. Y eso no va a depender de nuestra capacidad tecnológica, sino de nuestra correcta comprensión de los retos del negocio.

El secreto del ‘big data’ son las ‘big questions’.

Las etapas de Internet

junio 14th, 2013 by genisroca

Captura de pantalla 2013-05-25 a la(s) 19.48.23El incesante ritmo de las novedades tecnológicas hace creer que evolucionamos rápidamente, pero la verdadera naturaleza de los cambios depende de la adaptación social, y esto es algo más sereno de lo que en ocasiones parece. Sin ir más lejos, hace ya más de 30 años que los ordenadores personales PC están en el mercado pero aún estamos discutiendo cómo los incorporamos a las aulas escolares. Para cuando lo tengamos resuelto los PCs ya no existirán.

Si tomamos una cierta perspectiva la historia de internet se puede explicar con sólo tres etapas. La primera de estas etapas podría abarcar desde sus orígenes como red informática militar hasta mediados de los años 90. Se trata de un espacio técnico y minoritario al que muy pocos tienen acceso, dominado por ingenieros y desarrolladores, y caracterizado por una incesante exploración y experimentación. Podríamos definir esta etapa como ‘la internet pionera’.

La segunda etapa de internet arranca en 1994, que es cuando por primera vez los particulares pueden contratar un acceso a internet y la red se vuelve pública. Los costes aún eran altos, y no exentos de una cierta complejidad (módems con protocolos Hayes conectados a 1200 baudios por el puerto COM1 y otras lindezas que algunos aún recordamos no sin cierto estupor). En este contexto sólo las empresas e instituciones dotadas con un departamento de sistemas y con profesionales informáticos podían permitirse la gestión de una presencia en la red. Podríamos definir esta etapa como ‘la internet de las empresas’.

La drástica reducción de costes y la continua simplificación de la tecnología hizo posible que no sólo las empresas, sino también las personas a título particular, pudieran plantearse la posibilidad de desarrollar actividad en la red. Este proceso, que podríamos situar aproximadamente en 2005 dio pie a la denominada internet social, o Web 2.0, en la que cualquiera puede publicar un video o una foto, escribir un blog o participar en una red social. Es el momento en el que ahora nos encontramos, y que podríamos denominar como ‘la internet de las personas’. Redondeando, actualmente hay unos 4.000 millones de personas con acceso a la red, y su capacidad de comunicarse y de actuar en la red ha modificado casi todos los procesos de negocio que conocemos. La conversación es relevante, la información y el conocimiento fluyen y se multiplican, los mercados se modifican y nacen y mueren modelos de negocio.

Pero internet sigue avanzando, y sobre todo su tecnología sigue simplificándose y bajando costes. Ya no sólo las empresas o las personas pueden actuar en la red ofreciendo y negociando información, ahora también lo pueden hacer los objetos. Un plaza de parking que dice si está libre o ocupada, un autobús o un tren que informan si están llegando, una cama de hospital que dice si el paciente se ha caído… llegamos a la que será la cuarta etapa de internet (y no será la última): la internet de las cosas, también llamada M2M (‘machine to machine’). Actualmente hay apenas unos 1.400 millones de objetos cotidianos conectados a la red, pero en 2020 se espera que sean ya más de 40.000 millones. Un crecimiento brutal que va a modificar de manera radical el aspecto de la internet que conocemos. Coches que saben dónde están los atascos (y los evitan), tiritas que envían las constantes vitales a una central de alarmas y nos avisan si nuestro abuelo se encuentra mal… la internet de las cosas será una internet de servicios.

Seamos sinceros: la internet social ha dado mucho trabajo pero poco dinero. Los blogs, la conversación y las redes sociales siguen sin demostrar un modelo de negocio claro, pese a su innegable potencial. Pero la internet de las cosas sí que será claramente monetizable ya que ofrece servicios que pueden mejorar nuestra calidad de vida. Para muchos el foco dejará de estar en la gestión de la conversación y el nuevo eje será el diseño de servicios en los que la tecnología y la ingeniería volverán a ser claves de competitividad.

En el declive de la conversación propuestas como Facebook pueden quedar muy perjudicadas y actores como Amazon, más orientados al servicio, pueden cobrar un nuevo impulso, aunque sin duda veremos aparecer nuevos protagonistas (y desaparecer otros que hoy parecen incuestionables). Internet aún está empezando, y continua madurando.

En Internet, o intermedias o te intermedian

junio 5th, 2013 by genisroca

intermHubo un tiempo en que se argumentaba que tener una página web hacía que estuvieras a sólo un clic de tus clientes, a sólo un clic de tu público, a sólo un clic de tu audiencia. Internet permitía a los negocios crear un canal directo de relación con sus audiencias y clientes, y ello debía conllevar un efecto de desintermediación de muchos sectores.

Hoteles que podrían captar clientes sin necesidad de acuerdos con tour-operadores, poetas que podrían darse a conocer pese a no merecer el interés de ninguna editorial. Pero la realidad ha sido otra: lejos de desintermediar, Internet ha favorecido la aparición de nuevos intermediarios.

Internet es negocio sobre todo para los que han sido capaces de capturar el máximo de propuestas de una misma categoría, y presentarlas a la audiencia de manera agregada. Infojobs capturó las ofertas de empleo y los candidatos en busca de trabajo, y se constituyó como el nuevo intermediario de la categoría. Airbnb ha capturado la oferta de particulares dispuestos a alquilar su apartamento o una habitación del mismo, y actualmente gestiona una reserva cada dos segundos. Booking ha sabido capturar el mercado de las reservas hoteleras y hay establecimientos que dependen de él en más de un 70%. Intermediarios digitales para negocios analógicos.

Y estamos lejos de la estabilidad: siguen habiendo múltiples oportunidades para el desarrollo de nuevos intermediarios. Google lanza su Flight Search y se visualiza claramente el hueco existente en el sector aéreo. Proliferan los comparadores de precios en seguros, en un claro intento de intermediar la categoría. Y no hay ciudad importante en el mundo en la que no se estén desarrollando cuatro o cinco iniciativas que luchan por capturar la oferta de ocio y ocupar una posición intermediadora fuerte.

El trabajo de los intermediarios consiste en capturar el máximo posible de actores tanto en la oferta como en la demanda, y la táctica habitual suele consistir en intentar capturar primero el máximo de oferta para a partir de ahí intentar merecer la audiencia. Hay tres tácticas habituales para capturar la oferta:

  • Basada en tecnología. El ejemplo paradigmático es Google. La tecnología de su buscador es creíble cuando te informa de cuántos vuelos hay entre Barcelona y Toronto, en qué horarios y con qué compañías.
  • Basada en acuerdos. El intermediario ofrece una ventaja, aporta valor al operador. Los propietarios de un apartamento ven una oportunidad al integrarse en Airbnb.
  • Basada en esfuerzo. El intermediario acomete la tarea de recopilar toda la información. Es el típico ejemplo de las guías del ocio de ciudad, en que el intermediario asume una redacción que elabora contenidos propios en los que descubre y califica restaurantes, espectáculos y todo tipo de propuestas.

Las iniciativas basadas en esfuerzo acostumbran a ser ruinosas. Requieren grandes estructuras de personal para generar unos contenidos que encima son de alta obsolescencia. Hay que invertir un gran flujo dinero, y el retorno acostumbra a ser lento y a demasiado plazo.

Las iniciativas basadas en tecnología crean ventajas competitivas demasiado débiles. Si haces un comparador de precios de seguros vives con la amenaza de que aparezca otro buscador más eficiente, un riesgo del que sólo Google parece estar exento. Así pues, en este caso la estrategia pasa por desarrollar la marca y liderar el ‘top of mind’ de la categoría, lo cual implica grandes y caras campañas de publicidad: TrivagoRastreatorAcierto

Las iniciativas basadas en acuerdos parecen las más exitosas, ya que consiguen un razonable equilibrio esfuerzo-beneficio. En el caso de Airbnb cada propietario asume la tarea de informar sobre las características de su apartamento. En el caso de TripAdvisor cada cliente asume la tarea de opinar sobre el establecimiento que visitó. En ambos casos la plataforma consigue presentar contenidos de valor sin incurrir en excesivos costes, lo que podría dar pie a un modelo de negocio sostenible.

El tópico dice que internet desintermedia, pero nada más lejos de la realidad. Estamos en un momento convulso en el que internet se configura como el canal para intermediar todo tipo de sectores de actividad, y continuamente nacen iniciativas con el objetivo de ocupar este espacio central entre oferta y demanda. La mayoría fracasarán y cerrarán, ya que en esto de la intermediación acostumbra a ser cierto aquello de “sólo puede quedar uno”.

¿Por qué lo llamamos ‘Smart Cities’ si queremos decir ‘Servicios’?

mayo 30th, 2013 by genisroca

Barcelona_22@Si quieres demostrar al mundo que estás en la onda y que sigues las tendencias, deberías estar hablando de Smart Cities. Si eres emprendedor deberías saber que hay un filón de oportunidades alrededor de las Smart Cities. Si diriges una gran empresa deberías tener una línea de trabajo explorando las oportunidades alrededor de las Smart Cities. Si eres alcalde deberías tener varios proyectos para conseguir que tu población sea Smart. Y si simplemente quieres impresionar a tus contertulios de bar deberías decir “Smart City” al menos seis veces al día.

El imparable proceso de la digitalización sigue su curso. Se han digitalizado los contenidos (el audio, el video, el texto…), los medios (la televisión, la radio, la prensa…), nuestras comunicaciones (el correo, la telefonía, la fotografía…), incluso se han digitalizado el dinero y las cuentas corrientes. Los primeros en usar lo digital para mejorar sus procesos fueron las organizaciones, y los siguientes hemos sido los ciudadanos. Ahora que tanto las empresas como las personas usamos lo digital con normalidad para actuar y relacionarnos, se inicia una nueva fase: los objetos también se van a incorporar a lo digital para relacionarse con el entorno.

Autobuses que informan de en qué punto del trayecto se encuentran, trenes que avisan de si van en hora, carreteras que saben si están más o menos congestionadas, máquinas de vending que piden ser repostadas, aparcamientos que informan al gps de tu coche sobre cuántas plazas quedan libres, tiritas que envían al médico los valores de tu ritmo cardíaco, freidoras que encienden la campana extractora si lo habías olvidado… que las cosas sean capaces de actuar y relacionarse lo va a cambiar todo. Va a aumentar el volumen de información, y eso debería permitir diseñar nuevos y mejores servicios. Servicios basados en información. Servicios inteligentes.

Y en este contexto aparece el término “Smart City”. Que es como decir que nuestro entorno se va a poblar de sensores y datos que van a dar paso a nuevos y mejores servicios. Pero aquí es donde surge la duda. ¿Porqué lo estamos llamando “Smart City” en lugar de “Smart Restaurant”, “Smart SuperMarket” o “Smart University”?. ¿Porqué hemos trasladado en concreto a las ciudades el reto y la presión de poner en marcha la digitalización de los objetos cotidianos?.

Si la Internet social fue un tema de marketing y comunicación, de sociólogos y estudios de mercado, la internet de las cosas es un tema de ingenieros. De sensores y cableados. Y las principales ingenierías del mundo han trabajado durante los últimos 30 años en la obra pública. Autopistas, puentes, estaciones de tren y aeropuertos. Empresas con cientos, miles de ingenieros, que de manera traumática ven como la contratación de obra pública ha sido bruscamente reducida. Y que nunca más volverá a los niveles anteriores. La ingeniería necesita buscar un nuevo horizonte, y lo busca en lo digital igual que lo están haciendo el resto de sectores (banca, ocio, salud, educación…). Y descubre la oportunidad de conectar objetos a la red para crear una capa de datos que de pie a nuevos servicios. Cablear la M30 de Madrid. Cablear la Ronda Litoral de Barcelona. Conectar la flota de autobuses. Poner sensores en cada semáforo.

Si eres una ingeniería que básicamente trabajaba para la administración pública, ahora deberías estar intentando impulsar proyectos “Smart Cities”. O lo que es lo mismo, proponiendo la digitalización a tu principal cliente. Los que somos de letras creemos que los nombres delatan la intención, y a menudo condicionan el resultado. Al llamarle “Smart City” traspasamos la presión de su implantación a los responsables de las ciudades. Es un tema de infraestructuras, un reto municipal. Detrás de la mayoría de proyectos “Smart Cities” encontraremos operadores de obra pública y/o servicios públicos que intentan convencer a un consistorio de que les asigne un presupuesto.

Pero, ¿depende del presupuesto de los alcaldes de Barcelona o Madrid que sus ciudades desplieguen sensores que alimenten de datos a una nueva capa de servicios? No pueden pagarlo, sólo pueden (y deben) regularlo y administrarlo. Con lo cual la verdadera batalla está en las concesiones: las empresas dotarán de sensores a las ciudades a cambio de licencias de explotación. Deberás pagar una cuota para disponer en tiempo real de los datos de densidad de tráfico en tu ciudad, con los que tu GPS podría calcular el trayecto óptimo. Puede que no quieras pagarlo, pero SEUR o MRW…  “Smart Cities” no es sólo un término nuevo y de moda (como lo demuestra que aún lo usemos en inglés) es la creación de una nueva capa de servicios de información en el espacio público, y su privatización total o parcial es un escenario más que probable.

La sociedad digital

mayo 28th, 2013 by genisroca

Hace ya más de un año que se publicó el video con mi intervención en TEDxGalicia reflexionando sobre la Sociedad Digital, y esta semana ha alcanzado la para mi sorprendente cifra de 20.000 visualizaciones. Celebro que pese al tiempo transcurrido el análisis siga mereciendo interés, y ello me anima a compartirlo por primera vez en este blog.

Imagen de previsualización de YouTube

La batalla de Internet

mayo 26th, 2013 by genisroca

Captura de pantalla 2013-05-26 a la(s) 19.16.49Hoy La Vanguardia ha publicado un artículo mío en su suplemento económico “Dinero”. Dado que no se halla disponible para su consulta en línea lo reproduzco a continuación:

La batalla de Internet

Internet es un ecosistema que todavía se halla en plena construcción y en el cual se está librando una verdadera batalla industrial para definir cuáles van a ser los protagonistas de los productos y servicios más comunes tanto para empresas como para ciudadanos.

Hay un primer grupo de protagonistas que centran su lucha en proponer nuevos servicios que podrían no sólo liderar una categoría, sino incluso reinventarla. Es el caso de WhatsApp que ha modificado nuestra manera de tener conversaciones en tiempo real; o Spotify que ha hecho evidente que en un mercado como el de la música se puede pagar por usar, en lugar de pagar por poseer; o Linkedin que quiere solucionar cómo gestionar tu red de contactos profesionales… La clave de estas propuestas radica en resolver un problema concreto de manera eficaz, y en conseguir rápidamente la masa crítica suficiente para convertirse en un jugador relevante para el mercado. Por contra, al ser los primeros en proponer otra manera de hacer las cosas suelen tropezar con problemas legales, como AirBnB que acaba de ser declarada ilegal en New York pese a que su propuesta de organizar una red de particulares que ofrece su domicilio a terceros es imparable. Por no hablar de los problemas financieros para conseguir el capital necesario para crecer de manera rápida. No es fácil.

Y hay un segundo grupo de protagonistas cuya lucha se centra en ser la plataforma que mejor integra los servicios básicos que podemos esperar de la red. Y aquí es donde encontramos a los grandes jugadores de Internet: Google, Facebook, Apple, Amazon, Yahoo!… Todos ellos quieren ser para Internet lo que Microsoft Office fue para los ordenadores personales: el paquete integrado que resuelve la mayoría de tus necesidades. Aquí el quid de la cuestión radica en su capacidad de integrar distintas soluciones parciales, de ser ubicuos y accesibles desde cualquier lugar, de personalizar sus propuestas gracias a lo mucho que pueden llegar a saber de ti… Tampoco es fácil. Parecería que Facebook se orienta a integrar soluciones para tus necesidades personales, mientras que Microsoft pone el foco en los usos corporativos y de empresa. Apple parece centrarse en servicios basados en una más que óptima integración con el dispositivo y por ello apuesta por un hardware cerrado y propietario. Google va a todo y compite con todos ellos.

El primer grupo es territorio de emprendedores y startups. Ideas que nacen y luchan por crecer y consolidarse. Pero según nuestro análisis su supervivencia depende de que sean comprados para integrarse en alguien del segundo grupo. El precio y la fuerza en esa negociación dependerá de si se trata de un servicio realmente útil, de si dispone de un número significativo de usuarios, de si es monetizable con los esquemas de negocio que ya tiene el comprador, y de si su tecnología es realmente integrable. Si eso no sucede, su destino podría ser convertirse en una solución de nicho muy especializada para un segmento muy concreto de la población, pero seguramente quedará descabalgada de la batalla para ser un servicio universal..

En este contexto, ante la oportunidad de ofrecer un nuevo servicio los grandes siempre se mueven en la tesitura de si acometer un desarrollo propio o por el contrario comprar una de esas soluciones ya existentes que les permitan reducir el tiempo de puesta en marcha, y sobre todo la curva de aprendizaje de qué supone ese nuevo servicio. Hasta hace poco Google no disponía de una solución de disco virtual para que los usuarios almacenasen sus ficheros, y hace aproximadamente un año lanzó Google Drive. Mala noticia para Dropbox, que ofrecía este servicio y vio cómo Google optaba por un desarrollo propio en lugar de comprarlos e integrarlos. Pero a veces hay sorpresas: Google lanzó su propia plataforma de video, Google Video, pero al final desistió y acabó comprando YouTube. De la misma manera que recientemente Microsoft ha comprado Skype y ha cerrado el mítico Messenger.

Yahoo! ha comprado Tumblr y con ello se dota de un servicio de microblogging del que hasta ahora no disponía, con una masa crítica de usuarios muy relevante, con un alto potencial comercial ya que hasta la fecha tenía una tenue explotación publicitaria, y con una tecnología bastante robusta. La nueva CEO de Yahoo!, Marissa Meyer, mueve ficha para resucitar a la compañía y volver a posicionarla en la batalla industrial para decidir cuál es el paquete integrado que va a ser de uso mayoritario en Internet. Está por ver si es demasiado tarde. En la anterior batalla, la de la microinformática, grandes protagonistas como WordPerfect, Lotus o dBaseIII+ acabaron sucumbiendo, y en ésta también veremos caer gigantes que hoy nos parecen todopoderosos. Esto sólo acaba de empezar, y cómo decían en la película ‘Los inmortales’: “sólo puede quedar uno”.

¿Exploras o explotas?

mayo 25th, 2013 by genisroca

brainHay directivos que tienen una clara tendencia a buscar nuevas maneras de hacer, nuevos puntos de vista, nuevos planteamientos. Pero también hay directivos que se orientan a ordenar y estabilizar, a procedimentar y normalizar. Los primeros exploran, los segundos explotan. Los primeros se saltan las normas, los segundos las dictan. Ambos son indispensables, pese a que sean difíciles de conjugar en una misma organización.

Ambos saben que el futuro será digital, y ambos están haciendo los deberes. Pero son dos maneras de hacer diferentes. Y las dos son correctas. Simplemente, si quieres trabajar con ellos debes saber identificar rápidamente si te hallas ante un directivo digital explorador o bien explotador. Sin ese dato, corres el riesgo de no comprenderles y, lo que es peor, no poder resultarles útil.

Los directivos exploradores tienen como propósito estratégico la innovación y el crecimiento. Sus competencias son emprendedoras y sus tareas esenciales son el desarrollo de nuevos productos, las innovaciones espectaculares y la rápida adaptación a las novedades del entorno. Piden estructuras flexibles y adaptables, y sus controles y recompensas se basan en el crecimiento y las metas intermedias. Su cultura es la velocidad, la flexibilidad, la experimentación y la asunción de riesgos, y para ello ejercen un liderazgo visionario y comprometido.

Los directivos explotadores tienen como propósito estratégico el coste y el beneficio. Sus competencias son operativas y sus tareas esenciales son la eficacia, las operaciones y la innovación progresiva. Piden estructuras formales y mecanicistas, y sus controles y recompensas se basan en los márgenes y la productividad. Su cultura es la eficiencia, el bajo riesgo, la calidad y los clientes, y para ello ejercen un liderazgo autoritario, de arriba abajo.

Si en tu empresa todos los directivos son exploradores, vais a cerrar arruinados. Si en tu empresa todos los directivos son explotadores, vais a cerrar por obsolescencia de vuestros productos y servicios. Los exploradores necesitan a los explotadores, y los explotadores necesitan a los exploradores. El verdadero éxito es saber conjugarlos de la manera adecuada.

Si eres explorador y tu jefe es explotador, debes hacer un esfuerzo por centrarte en la métrica y los indicadores para demostrar tus avances con datos objetivables. Si eres explotador con un jefe explorador debes hacer un esfuerzo por entender las tendencias y conocer las últimas novedades. Pero lo que no funciona es pedirle a un explorador que se ponga a ordenar procedimientos y estabilice resultados, o a un explotador que identifique las tendencias que marcarán el futuro de la compañía. Como tampoco funciona que seas bueno explotando y tengas envidia sana de los que exploran, o que seas explorador y pretendas ser creíble argumentado el Excel con la previsión de ingresos de tu última idea. Hacen falta más explotadores en los procesos de digitalización de las compañías, y más exploradores en el rediseño de procesos de las organizaciones. El verdadero valor para una empresa es conseguir equipos híbridos en los que unos y otros colaboran.

Y tú… ¿eres explorador o explotador? ¿Y tu entorno?