Archive for mayo, 2008

El realismo de la Web 4.5

mayo 17th, 2008 by genisroca

BusinessmanSe ha escrito mucho sobre si “Web 2.0” es o no un nombre afortunado. Se le critica que es un título poco descriptivo, y que al usar la misma lógica que los programadores cuando numeran sus versiones induce a suponer que se trata de un concepto técnico. Pero en mi opinión el nombre empeora cuando realmente sabes lo que significa. Cuando conoces la Web 2.0 y sabes que se trata no sólo de un conjunto de servicios web sino sobre todo de una actitud. Cuando entiendes que Internet es un espacio en el que hay gente que se desarrolla en lo personal y en lo profesional, compartiendo en la red sus datos, sus opiniones, sus ambiciones, sus necesidades y sus emociones, configurando una sociedad red cuyo conocimiento compartido es cada vez más interesante tanto para personas como para empresas. Cuando entiendes la potencia del concepto “Web 2.0” es cuando el nombre empeora, porque induce a la arrogancia.

Web 2.0 es un nombre que supone que hemos accedido a un nivel superior. Vamos por delante y miramos con una cierta compasión a los obsoletos 1.0. Nos sentimos conocedores de la verdad y evangelizamos sobre la buena nueva. Nos dirigimos a las empresas y a los profesionales e intentamos ayudarlos a entender el nuevo paradigma. Les decimos que es necesario para su competitividad. Los mercados hablan y deben aprender a escuchar y a participar en esa conversación si quieren sobrevivir. 2.0 es el doble que 1.0.

Pero resulta que nos hemos equivocado, quizá porque precisamente nosotros no hemos sabido escuchar. Si hablas con la más alta dirección de las grandes empresas y corporaciones te dirán que ellos no están en la Web 1.0. Que al final de los 90 perdieron mucho dinero cuando estalló la burbuja de las puntocom y que aprendieron perfectamente la lección. Superaron esa inocente Web 1.0, y actualmente ellos ya van por la Web 4.5. Bastante por delante de nuestra presuntuosa Web 2.0.

Sea correcto o no, los de la Web 4.5 sienten que la Web 2.0 les queda lejana, antigua, como el movimiento hippie de los 60 y el amor libre. Sea cierto o no, los grandes empresarios sienten que viven en una Web 4.5 superior a la nuestra. La de los resultados. Web 2.0 es una manera de hacer las cosas, una filosofía. Web 4.5 es la realidad de los resultados medibles económicamente. 4.5 fue el IPC del 2007 en España. Un proyecto debe rendir al menos un 4.5, de lo contrario implica pérdidas. Y eso sí que es peligroso para la competitividad y la supervivencia. Los de la Web 4.5 se sienten superiores: tienen el dinero. Los de la Web 2.0 se sienten superiores: tienen un estilo. ¿Quién tiene razón?. Ambos creen tenerla, pero los de la Web 4.5 son los que mandan.

La Web 2.0 debe dejar de mirar hacia atrás (hacia la Web 1.0) y debe orientarse hacia adelante (hacia la Web 4.5). El verdadero triunfo de la Web 2.0 se producirá el día que sepa como contribuir en el corto plazo a la cuenta de explotación de la Web 4.5.

Etiquetas: , ,

iCities. Balance y propuesta

mayo 12th, 2008 by genisroca

iCitiesEste fin de semana ha habido fiesta bloguera en Candelaria, un interesante municipio en la canaria isla de Tenerife que con el apoyo de organizaciones pero sobre todo de César Calderón y Pablo Díaz ha reunido en iCities a más de 200 personas. Han sido tres días de denso programa, y me remito a las crónicas de Ismael Peña y José Antonio Donaire para aquellos que sientan curiosidad por lo allí tratado, y al twitter del evento para los que quieran palpar el ambiente vivido.

Este tipo de eventos permiten reunir gente que sólo se conoce en la virtualidad (me gustó poder por fin saludar en directo a Fernando Tricas, Edu William o Carlos Guadián); descubrir otras no menos interesantes (como Rosa Jiménez Cano, José Antonio Donaire o Alana Moceri); conocer de primera mano las últimas reflexiones de personas siempre lúcidas (me parecieron especialmente destacables las aportaciones de Ismael Peña y Antoni Gutiérrez-Rubí); reencontrarte con gente que aprecias (como Marc Vidal, Roc Fages, Alberto Ortiz de Zárate o Loretahur); y escuchar el detalle de proyectos interesantes (como la actividad digital del Ayuntamiento de Gijón, o el fomento del software libre en Extremadura). En resumen, la oportunidad de poder conversar, enlazar y compartir.

En estos encuentros siempre nos lamentamos de los muchos ámbitos que aún no han incorporado alguna de las oportunidades que brinda la sociedad red, y siempre hablamos de la política, de los partidos, de las empresas, de las instituciones, y de lo que deberían estar haciendo. Esta sociedad red es cada vez más densa, y por tanto cada vez será más posible que unos cuantos de sus miembros se reúnan. Quizá ha llegado el momento de ser más ambiciosos y no contentarnos con el placer de reencontrarnos y escucharnos, y aprovechar esta nueva agenda de encuentros sociales para lograr un mayor impacto en lo cotidiano. Diseñar un plan. Ayudar a alguien. Pasar a la acción.

Por ejemplo, Candelaria y su iCities. Un municipio de 20.000 habitantes que ha hecho un esfuerzo para acoger una reunión de este tipo, que ha tenido la capacidad de convocar a un grupo como el que se ha reunido estos días, que se ha interesado por acoger y escuchar reflexiones sobre la red, y que tiene el liderazgo de un alcalde que ya ha dado el paso de abrir su propio blog personal. Un municipio como Candelaria merece que los asistentes al próximo iCities correspondan a tanta generosidad con un esfuerzo personal. La próxima edición debería ser ya no un formato de ponencias y debates, sino de mesas de trabajo cada una orientada a ayudar a Candelaria (y al resto de municipios de sus características).

El programa de este año ha tratado aspectos como la emprendeduría, el periodismo ciudadano, el ciberactivismo, el papel del teléfono móvil en la administración, el papel de los blogs en las empresas o el uso del software libre. El programa del año que viene podría consistir en que un grupo de expertos se reúne en Candelaria para ayudar a elaborar un paquete de propuestas concretas para impulsar el periodismo ciudadano en el municipio, una estrategia digital en la red para sus empresas, usos concretos del teléfono móvil en el Ayuntamiento, cómo implantar el software libre o cómo organizar la participación ciudadana para un mejor gobierno del interés común. Ya no se trata de mesas compuestas por aquellos que tienen algo que decir, sino por aquellos que pueden ayudar a hacerlo. Equipos de trabajo que se comprometen a elaborar un resultado, una hoja de ruta por ejemplo para el Ayuntamiento. Ya no hay moderadores de un debate, sino coordinadores de un documento. Ya no hay sólo bloggers en las mesas, sino los actores afectados por la propuesta que se está elaborando. Cambian las metodologías de trabajo y todo se orienta a resultados. Resultados que serán compartidos en la red a la libre disposición de todos los municipios de características similares a las de Candelaria.

Y para mi sería un placer haber dedicado tres días al reencuentro con mis amigos y a compartir lo poco que sé. Y un orgullo haber ayudado. Ya no se trata de participar. Hay que movilizarse.