Nicholas Carr y la amoralidad de la 2.0

septiembre 3rd, 2007 by genisroca

Nicholas CarrHace años que sigo con atención a Francis Pisani, que desde enero ha dejado de atender su blog en español pero que sigue en la brecha en su blog en francés hospedado en Le Monde. Y como siempre, Pisani vuelve cuando la mayoría estamos considerando la posibilidad de empezar a ir. Este agosto dediqué una entrada a Andrew Keen y su The cult of the amateur tan crítico con todo lo 2.0 y al que Pisani también dedicó tres post (1, 2 y 3) hasta demostrar que se trata de poco más que un moralista republicano. Pues bien, Pisani localiza a Nicholas Carr (el de la foto) como el más serio de los críticos, y dice que lo es ya desde el 2005. Yo conocía a Nicholas Carr por su trabajo de 2004, Does IT Matter?, en el que entendió (y explicó) que las TIC ya no eran ventaja competitiva sino una necesidad como la electricidad o el agua (tenerlas no te hace mejor, pero carecer de ellas te expulsa del mercado). Pero desconocía que Carr se hubiera posicionado con respecto a la 2.0.

En un post de este agosto Pisani recupera un ensayo de 2005, The amorality of Web 2.0, en el que Carr denuncia los tics casi religiosos de los promotores de la Web 2.0, según él unos nostálgicos de los sesenta que aún no han comprendido “que la red concierne más a los negocios que a la conciencia, y es más un centro comercial que una comuna“, y los acusa de amorales, es decir, carentes de moral. Dice que impregnan la web de una necesidad personal de trascendencia que impide ver la red de manera objetiva, una fuerza moral en lugar de una simple connexión inanimada de máquinas y programas. Carr ya habla del concepto de veneración al amateur que ahora está recuperando Andrew Keen, e incluso va más allá y acusa a los seguidores de la 2.0 de dejarse influenciar por los hippies y los marxistas. Pese a estos excesos, Pisani recomienda prestar atención a alguna de las críticas de Carr: la estructura de los canales 2.0 puede propagar tanto cosas buenas como malas;hay que desconfiar de algunos mashups que se basan en datos de terceros que no han sido comprobados; y la crítica que a mi más me ha gustado: facilitar medios de producción a las masas y negarle la propiedad del resultado de su trabajo puede posibilitar que una minoría concentre el valor económico de todo ese esfuerzo distribuido y no retribuido.

Como dice Pisani, hay que ecuchar estas críticas, ya que en algunos de sus argumentos puede que estén verbalizando lo que no queremos oir, quizá llevados por la pasión.


3 Responses to “Nicholas Carr y la amoralidad de la 2.0”

Feed for this Entry Trackback Address
  1. 1

    Kedume

    Tiene parte de razón, en cuanto a que la red es negocio. Pero creo que en la web 2.0 eso pasa por que también sea un poco comuna. Me refiero sobretodo a los filtros que suponen las colaboraciones desinteresadas de la gente que nos permite escuchar música de nuestro gusto en LastFM, poder descubrir libros interesantes en Amazon, o leer reseñas sobre productos en iTunes. Por no hablar del poder de los blogs. Chris Anderson lo explica muy bien con una expresión que me gusta mucho, en la web 2.0 “las hormigas tienen megáfonos”.

  2. 2

    Alorza

    De entre los aguafiestas de la gran celebración 2.0, sin duda Nicholas Carr es el más consistente. Lo que no quiere decir que tenga razón. Exagera mucho y yo diría que él mismo es consciente de ello.

  1. 1

    Mundo 2.0: tiempos de INcertidumbre

    […] que critica lo 2.0 por amateur, pero con argumentos oportunistas y demasiado simples. Ni en la de Nicholas Carr, que acusa a la web 2.0 de amoral, con más fundamento pero también sin llegar a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *